DETECCIÓN, CONTROL Y REACCIÓN. El sistema de alarma es una de las mejores formas de protección preventiva de su hogar o local comercial y se compone básicamente de tres etapas: Detección, Control y Reacción.

Para la detección de intrusos, se utilizan varios dispositivos como por Ej.: Sensores Infrarrojos, Fotoeléctricos, Detectores de Ruptura de vidrio, Sensores sísmicos, Contactos Magnéticos para puerta, ventanas u otro acceso y muchos otros como botones de pánico silenciosos.

Para el control y administración de estas detecciones se emplean paneles computarizados, controlados por medio de una Clave Personal que al introducirla activa o desactiva el sistema de seguridad. Una vez activada, este panel de control se alimentará de la información que le envíen los distintos tipos de sensores instalados, los que al ser vulnerados activaran una sirena y junto con ello se reportara la información a la central de monitoreo ya sea por línea telefónica o por radio frecuencia.

Para la reacción, dependerá de la empresa en la cual usted contrate los servicios de monitoreo, la cual junto con recibir la alerta, chequea la información y la deriva a Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y a sus propios sistemas de reacción y por supuesto al usuario o a quienes el haya señalado como alternativas de emergencia.

CLIENTES QUE CONFIAN EN NOSOTROS

SOLICITE PRESUPUESTO